Categories
FrontEnd Design

Hagase diseñador al oprimir este botón

Hagase diseñador al oprimir este botón

Supongamos un slogan: “Hágase escritor con la compra de este bolígrafo”. Este absurdo es a todas luces una falsedad. Cualquiera, por lejos que esté de la literatura, comprende fácilmente que una herramienta, en este caso un bolígrafo, no puede convertir a un individuo en un profesional, en este caso un escritor.

Al igual que una sierra, un martillo y unos clavos no convierten a nadie en un verdadero carpintero, si antes no tenía conocimientos o estudios de carpintería. Resumiendo, la herramienta no hace al profesional o como dice el refrán popular, “el hábito no hace al monje”. Pues bien, si esto es tan claro en los casos descritos hasta ahora, cuando entramos en el terreno del diseño gráfico y la comunicación visual, parece que la claridad se oscurece de repente. Por este motivo desde la Asociación de Directores de Arte y Diseñadores Gráficos ADG-FAD, queremos aclarar algunos malentendidos que se están produciendo respecto a nuestra actividad profesional.

Los diseñadores gráficos, que pronto serán llamados sencillamente comunicadores y a quienes antaño se les llamó grafistas, utilizan para el desarrollo de su profesión herramientas apropiadas para ello. Cuando se utilizaban la plumilla, los transferibles, el papel couché, etc, no había problema. El sólo contacto entre los dedos de un cutter no te convertía en diseñador. Con la aparición de la informática se ha producido un proceso de democratización del diseño. Este proceso ejemplifica el tópico de que las herramientas no son ni buenas ni malas sino que dependen del uso que se les dé.

Es decir, un ordenador con un programa de tratamiento de imágenes en las manos de un guitarrista de flamenco, no produce por si sólo una comunicación gráfica. Parece que hasta aquí estamos enumerando obviedades pero entonces ¿cómo se explica el siguiente anuncio?. Una señora decide hacerse cocinera por encargo, no sabemos si habrá estudiado cocina, pero el caso es que decide montar una pequeña empresa de cattering. Bien, pues según la publicidad que estamos analizando, esta señora se compra un equipo informático de tratamiento de imágenes, con scanner, cámara digital, etc, y confecciona ella solita su propia imagen gráfica en un folleto de ventas, “toda la publicidad que iba a necesitar para hacer despegar mi negocio”.

La tecnología avanza a pasos rapidísimos pero aún no ha conseguido, que sepamos, inducir por ciencia infusa conocimientos de comunicación visual, imagen corporativa, publicidad, semiótica, composición, aplicación de imagen y los demás conocimientos que son necesarios para crear la imagen de una empresa, por pequeña que ésta sea.

Además la empresa, tiene el cinismo de colocar un slogan en el que dicen “Creado para los que se toman muy serio su trabajo”. Pues bien, desde ADG FAD nos tomamos nuestro trabajo muy en serio y queremos expresar nuestra perplejidad y desacuerdo con este tipo de publicidad.

De todas formas, este no es un caso aislado, algunas escuelas, institutos y centros de enseñanza están insertando publicidad engañosa demasiado a menudo. Quisiéramos aclarar algunos conceptos para que nadie se lleve a engaño. Si un centro imparte clases sobre un programa informático de tratamiento de textos o imágenes, está haciendo justamente eso y no formando diseñadores. Por lo tanto, cuando aparecen anuncios con cursos de “diseño por ordenador”, es falso. Son cursos para saber utilizar un programa que se utiliza en diseño gráfico, pero el conocimiento de las órdenes informáticas de ese programa no supone el aprendizaje en los conceptos de diseño gráfico. Haciendo un símil otra vez con la escritura sería como si una academia de letras impartiera clases de “novela por máquina de escribir”.

El resultado de estos malentendidos es que algunos jóvenes después de realizar un curso de doscientas cincuenta horas sobre un programa de autoedición están convencidos de que están preparados como lo que se han diplomado en las escuelas de diseño, después de cuatro o cinco años de amplios estudios. La consecuencia es la frivolización y la caída en picado de la calidad de la profesión.

Desde ADG-FAD lanzamos un llamamiento a los que estén interesados en estudiar diseño gráfico para que rechacen estudios no homologados y para que sean conscientes de que si en verdad quieren dedicarse profesionalmente al diseño gráfico han de cursar unos estudios adecuados sean o no por ordenador. Por último y retomando el tema inicial, quisiéramos concienciar a las empresas que comercializan productos informáticos en torno al diseño gráfico para que no creen falsas expectativas entre sus usuarios y llamen a las cosas por su nombre.

Claret Serrahima.
www.visual.gi

2 respostes a “Hagase diseñador al oprimir este botón”

Saludos. Escribo en relación al artículo “Hágase diseñador al orpimir este botón”.
Tengo poco que decir, lo único es que doy toda la razón del mundo a dicho escrito. Teneis m´sa razon que un santo.

Desconozco la situación del diseño gráfico y todo lo que engloba en Cataluña, o más concretamente en Barcelona…pero después de haber leído el artículo, creo que en todas partes cuecen habas.
Si la cosa está así por esos lares…aquí en Sevilla ya ni sé cómo describirla. Horrible, cultura del diseño cero. Aquí a los diseñadores nos llaman los tios esos que hacen muñequitos por ordenador…
Solo me queda decir: Socorro!!
No sé en qué evolucionará este oficio…pero va siendo hora de que se le abran las puertas de la esfera pública, el conocimiento y el reconocimiento que se merece.
Saludos colegas.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.